Get Adobe Flash player

VIVA AREQUIPA,VIVA TORO, VIVA ZAMORA Y VIVA D. MARIO VARGAS LLOSA "FIGURA" UNIVERSAL

 

alt

Histórica fecha la de la visita del escritor y premio Nobel Mario Vargas Llosa a la ciudad de Toro.

Puerta grande para  Vargas Llosa en la historia de la tauromaquia como por la puerta grande ha sido su entrada en el corazón de la afición de Zamora.  

El Foro Taurino de Zamora  nunca le podrá agradecer tanta bondad, cercanía y sencillez con la que ese día nos obsequió.

La Asociación Internacional de Tauromaquia  agradeció al escritor su apoyo al Proyecto Tauromaquia-UNESCO

Gracias al papel ejemplar del  Ayuntamiento de Toro se logró una visita  vestida de “Nobel y Oro”

Los aficionados de a pie, como somos los de Toro y los del resto de la provincia de Zamora, que no podemos presumir de grandes ferias, pero si de llevar a nuestros hijos a las plazas como a nosotros también nos llevaron,  no encontramos una palabra en el diccionario que determine lo agradecidos que le estamos a D. Mario Vargas Llosa por la abierta y elegante defensa que mantiene hacia La Fiesta. La posibilidad que nos brindó el pasado sábado de decírselo en persona además de un honor y un privilegio, es por qué no decirlo, un milagro hecho realidad.
 

La afición de Zamorahoy se siente feliz de poder proclamar a tan importante escritor y extraordinaria persona  “triunfador de la Fiesta de la Vendimia”.. Triunfo contundente, por aclamación, porque como bien es sabido La Fiesta es el espectáculo más democrático del mundo. En este caso de Vargas Llosa, triunfo de ley.

Tambien la afición del resto del mundo,estuvo representada en este caso por miembros de la Asociación Internacional de Tauromaquia, con su presidente Williams Cárdenas al frente, impulsor del Proyecto Tauromaquia-UNESCO, al que en su día otorgó el respaldo el propio Vargas Llosa y cuya primera declaración en España se aprobó en el Ayuntamiento de Toro.


Los miembros del Foro Taurino de Zamora que durante su estancia tuvimos la ocasión de estar en todo momento al lado del escritor, desde su llegada a Toro, con puntualidad taurina, le reconocemos el mérito de haberse puesto “a puerta gayola” ante los numerosos toresanos que le esperaban para verle hacer el “paseíllo” ceremonioso hasta el ayuntamiento: La faena, la traía hecha de casa, y prueba de ello es que la música le tocó nada más pisar la calle. Faena ésta basada en innumerables gestos hacia La Fiesta, algunos en silencio, que nunca mudos: lances de recibo con los que atiende cualquier petición que en lo referente a los toros desde cualquier parte del mundo le llega. Impagables capotazos que suponen sus continuos posicionamientos a favor de la libertad de ir a los toros. Muletazos de indiferencia ante las injustas embestidas que en ocasiones le lanzan, y que es capaz de “vaciar” elegantemente o hacerle un valiente quiebro como sucede en los festejos populares, que también son parte de la Tauromaquia. Unido todo ello a su colocación siempre de frente, en corto y por derecho para ensalzar La Fiesta, son méritos más que suficientes para otorgarle los máximos trofeos, que en este caso fueron el cariño de un pueblo que por la tarde inmortalizó su nombre en su querida plaza de toros.
 

Con los seis sentidos
Una visita planificada con los cinco sentidos más ese otro añadido que caracteriza a los zamoranos que son bien nacidos: ser agradecidos.
Así, correspondiendo a la gentileza que Vargas Llosa tuvo con El Foro Taurino de Zamora, tuvimos la ocasión de obsequiarle una obra original del artista zamorano Arturo Lucas: una pieza de especial belleza y significado al unir literatura, y dos animales que Vargas Llosa venera y que dejó sorprendidos al escritor y a su esposa Dª Patricia .“Una historia de amor entre un toro y un hipopótamo; con detalles Lorquianos, para que pueda tocarla. Dejarla que él la toque” fue la única petición que hizo el artista.
Tampoco la música podía faltar. El barítono zamorano Luis Santana, acompañado por músicos dirigidos por el también maestro Vicente Urones, pusieron la nota emotiva con piezas representativas de Toro, Perú y España que hicieron aflorar las lágrimas a más de uno de los presentes
 

Un antes y un después
Y que haya tenido que venir un premio Nobel a despertarnos y hacernos ver la importancia de nuestro legado taurino, es un precio, posiblemente demasiado alto. La peculiaridad de los festejos de nuestra provincia, el elevado número de ellos a lo largo del año, el patrimonio que suponen las plazas de toros de nuestros pueblos y lo más importante, el sentimiento que los aficionados muestran hacía esta parte de su historia y cultura, no puede seguir siendo desconsiderada.
Vargas Llosa quedó “prendado” de los espantes de Fuentesaúco, , de la Fuente de Vino, de las capeas de Tierra de Campos, del toro enmaromado de Benavente.


Puerta grande para él
Así, con permiso de la autoridad, en este caso alcalde y teniente de alcalde, Jesús Sedano y José Luis Prieto que tuvieron la especial sensibilidad de hacer partícipes a los distintos colectivos y personas del mundo de toro zamoranos y que depositaron una especial confianza en nosotros, digna de agradecimiento, al alimón, con el resto de los representantes de los aficionados que asistieron de Villalpando, Fuentesaúco, Benavente y Toro, así como del resto de los paises taurinos que en todo momento estuvieron representados por la A.I.T. , con voz todavía entrecortada por la emoción decimos: “ Viva Arequipa su ciudad natal, viva Toro y viva Zamora” rematando la faena “con un doblado por bajo, rodilla en tierra, desmonterados en señal de respeto hacia tan ilustre, bondadoso y entrañable personalidad para decir. ¡Viva D Mario Vargas Llosa un Aficionando Universal!
 

La despedida, triste, como el cielo de ese día sirvió para firmar con un sentido abrazo que el Nobel regaló a los que lo despidieron no un adiós sino un hasta pronto.

NOBEL Y ORO

Nobel y oro. Impecable en el gesto y la sonrisa, en el trato humilde que hace más grandes a los grandes. A pie entre los de a pie, paseando sin prisa por la calle porticada que desemboca en la Colegiata, la rosa de la piedra cincelada sobre el Duero. Así comenzaba Mario Vargas Llosa su paseíllo en defensa de la fiesta acá, en Toro, en la tierra que teje la urdimbre de las vides, la genealogía del vino, la sangre tinta de la uva vertida en la copa, como la sangre del toro, que no cesa. Como un beso eterno, símbolo de la vida y del brindis, del misterio, de aquello que precede a la muerte o a la gloria.

Disfrutando con el arrojo de los mozos, con el primer brindis de una Fuente de Vino en medio de un albero inmemorial, con los nombres de los toreros antiguos susurrando historias en los tendidos de tapial y madera, templo de la tauromaquia sin tiempo de diestros con nombres de leyenda. Y allí, en pie sobre la arena, una leyenda viva de las letras, erigido como un sueño vertical en el epicentro del ruedo, el epicentro del mundo,  el ombligo del silencio y del respeto antes de la ovación cerrada, de la verdad tan a solas, de la emoción que precede a las faenas de cante grande, sea como un capote recogiendo los vientos, sea con la palabra precisa, la que nunca se borra, la que permanece indeleble en la memoria de todos los pueblos. Nobel y oro.

Mario Vargas Llosa vino y dijo. Dictó; apostó. Dijo futuro. Bendijo. Pisó las calles, conoció, supo de esta tierra zamorana con nombre de bravo, con vino sin doblez, duradero. Vistió de torero de calle, toreó en los salones más altos, dignificó la tauromaquia con su lengua sabia, universal. Gracias, don Mario, por el privilegio, por el don de escribir su nombre en la única tierra con nombre de Toro, piel de toro que nos vertebra. 

 

Ana PedreroPeriodista taurina y zamorana


 

Recibimiento a su llegada por parte del alcalde y  resto de la  corporación. Saludos a los representantes de las distintas Asociaciones
alt alt
alt alt
alt alt
Firma en el libro de honor y palabras de bienvenida por parte del Alcalde el Presidente de la A.I.T. y del Foro Taurino de Zamora
alt alt
alt alt
alt alt
Departiendo con las Asociaciones de Fuentesauso, Villalpando, Benavente, Toro y Zamora, ante la presencia de toreros zamoranos
alt alt
alt alt
Paseo por las calles de Toro y visita a la Colegiata
 alt  alt
 alt  alt
 alt  alt
 alt  alt
Llegada a la plaza de toros para descubrir el mosáico que perpetúe su estancia en la ciudad y el reconocimiento de la afición
 alt  alt
 alt  alt
 alt  alt
Paseillo hasta el centro del ruedo para recoger la cariñosa y prolongada ovación de todo un pueblo y toda una afición
 alt  alt
 alt  alt
alt  alt
 alt  alt
 Celebración de la "Fuente de Vino" en honor de tan ilustre y querido visitante
 alt  alt
 alt  alt
 alt  alt
 alt  alt
 alt  alt
 alt  alt

Encuentro privado con los miembros del Foro Taurino de Zamora

Actuación musical a cargo del barítono zamorano Luis Santana, acompañado de músicos pertenecientes al  Foro Taurino, dirigidos por Vicente Urones

Entrega de la extraordinaria obra "nocturno para hipopótamo" del artista zamorano Arturo Lucas 

 alt  alt
 alt  alt
 alt  alt
alt alt
alt alt
 alt  alt
alt alt

Agradecimiento sincero a Arturo Delgado por la cesión desinteresada del  reportage gráfico